Seleccionar página

Elogi d’aire

instalación sonora

World Premiere:
TheArtBlender
(Julián Ávila & José María Ciria)

Abril, 2019
Espai Joan Fuster (Sueca)

Mediterráneo hiperbólico, fantasmal y palpable. Hace muchos siglos que la cuenca mediterránea ha dejado de monopolizar las iniciales virtudes creadoras, y, en alguna especialidad, es hasta manifiesta y persistentemente estéril.                                                                                    Mediterrani — Joan Fuster

Elogi d’aire es una instalación sonora interactiva encargo de la Mostra Sonora de Sueca 2019 para el Espai Joan Fuster que toma como punto de partida el Mar Mediterráneo. Durante siglos, el mare nostrum ha sido un espacio de cultura, riqueza y vida. En torno a esta frontera habitada nació el arte, en sus márgenes se gestó la primera humanidad y sus aguas fueron telón de fondo y paisaje de las grandes epopeyas de los aventureros que, como Ulises y sus argonautas, se lanzaron al descubrimiento de lo incognoscible. Sin embargo, el mismo viento que un día impulsó las velas de la nave Argo con su esplendor y riqueza, sólo arrastra ya los gritos y lamentos de los que, en la actualidad, con menos suerte que el héroe griego, se arrojan a sus aguas para cruzarlo. Lo que fue un fructífero canal de comunicación es ahora un foso que engulle y borra la realidad de las orillas vecinas que no queremos ver. En sus aguas, los náufragos olvidados labran, imperceptible pero inexorablemente, como si de brochazos de blanco sobre blanco se tratase, un nuevo nombre para nuestro mar: mare mortum. El mítico y brillante viento mediterráneo es hoy un aire enrarecido y denso.

En la instalación Elogi d’aire, lo invisible se hace tangible. Desde el punto central del claustro, una compleja trama de tubos en forma de enredadera inunda el espacio. Con el transito de los visitantes, se activan las máquinas de aire centrales que, al hacerlo circular a lo largo de todos los conductos, generan un océano sonoro de vientos y gritos; esos mismos que se pierden cada día en las inmensidades del Mediterráneo. De esta forma, aunque sea de manera inicial y únicamente como reflexión, este mar recupera el papel que siempre tuvo: origen, símbolo y motor del progreso humano.

Carta náutica entregada a cada visitante de la instalación:

[📷 Mostra Sonora]